A la hora de pensar en producir concreto en obra, debemos tener en cuenta que a veces en el afán de tomar atajos queremos pretender saltarnos 5 puntos claves de la producción de mezclas de concreto. Por eso en este artículo nos permitimos compartir un par de tips importantes a la hora de producir concreto en obra.

  1. Se debe contar con una caracterización de los agregados según la NTC 174.
  1. Un diseño de mezcla probado en un laboratorio de acuerdo con NTC 673, de tal forma que se pueda respaldar la dosificación utilizada por el maestro de obra para alcanzar la resistencia requerida.
  1. Los elementos de medición utilizados para dosificar las cantidades deben ser, cajones o cuñetes de pintura cubicados de acuerdo con el volumen estándar de un saco de cemento que puedan garantizar que efectivamente se está realizando una correcta dosificación volumétrica.
  1. Establecer un registro o control de la dosificación del agua de mezclado, de tal forma que obedezca a la requerida por un diseño de mezcla o al menos que garantice que para cada saco de cemento de 50 kilos se está incorporando un máximo de 25 litros de agua, lo anterior con el fin de no afectar las resistencias de la mezcla. Recordemos que el exceso de agua afecta las resistencias del concreto. Según encuetas, todavía hay una gran cantidad de maestro de obra, que adicionan el agua por “tanteo” según la consistencia deseada sin realizar pruebas de asentamiento como lo establece la NTC 396.
  1. En la obra se debe contar con una mezcladora mecánica que garantice la elaboración de una mezcla homogénea. Recordemos que por definición un concreto debe ser una mezcla homogénea. De igual forma, contar con un mezclado mecánico permite controlar los tiempos de mezclado, con lo que se garantiza un adecuado comportamiento de la mezcla.
  1. En cualquier tipo de construcción se debe regir con la NTC 3318 a la hora de preparar concreto en obra, ya que esto corresponde al estándar mínimo que debe ser adoptado por un contratista cuando se hace responsable de la producción de mezclas de concreto y más aún cuando se trata de edificaciones que a su vez deben cumplir con los requisitos de la Norma Sismoresistente – NSR 10 que reglamenta la aplicación, entre otras, de las normas mencionadas anteriormente y su objetivo es preservar la vida y el patrimonio de las personas.

Y recuerda que cada vez que tengas una novedad en el desarrollo de las resistencias de tus concretos, es una obligación de cada constructor devolverse a revisar su proceso y empezar a ajustar las variables, para lograr alcanzar la resistencia esperada.

ALEJANDRO ALVAREZ LOPEZ

Ing. Asesoría Técnica