La temporada de fuertes lluvias en el Sur occidente Colombiano se extenderá hasta junio de este año, pero esto no implica que la actividad edificadora se detenga.

Sin duda es un reto, especialmente en el almacenamiento de materiales en la obra susceptibles a cambios de composición al contacto con el agua, como lo es el cemento.

Desde San Marcos es nuestro deber reiterar a nuestros clientes la importancia de un cuidado de su cemento, incluso desde el mismo transporte.

Tenga en cuenta estas recomendaciones y evítese dolores de cabeza.

  1. Al momento de transportar su cemento, exija en la medida de lo posible, sea un vehículo con carpa o cerrado.
  2. Recomiende al transportista que la cabina de bodegaje no tenga residuos de agua que puedan entrar en contacto con el producto.
  3. Evite descargar en situaciones de lluvia, lo hemos reiterado en anteriores entregas, puede ser muy peligroso para sus colaboradores por situaciones como resbalarse y caer por causa de un piso húmedo, además de las afectaciones por el contacto directo de la lluvia con el empaque.
  4. El almacenaje bajo cubierto es fundamental, para ello verifique está no tenga goteras o áreas que por efecto de la brisa pueda ingresar agua.
  5. Cuente con espacios ventilados dónde se evite la condensación.
  6. El uso de estibas es clave porque puede proteger su producto por un ingreso no controlado de agua a través del suelo. Esto es muy común en obras que cuentan con áreas descubiertas.

Recuerde que si el cemento entra en contacto con agua se afecta de manera inmediata sus propiedades físicas, afectando su resistencia en el momento de su utilización en obra.

Estamos a su disposición para detallar estas y más recomendaciones en obra a su equipo de maestros a través de visitas técnicas y capacitaciones virtuales en la sección contáctenos en nuestra página web.

Espere en próximas entregas más consejos prácticos para que usted saque el mayor provecho a su inversión.