Según Fernando de Francisco, gerente general de Cementos San Marcos, por inflación el precio del producto aumentó 10%.

Por 10 años, Cementos San Marcos ha afrontado retos y aciertos en el paso del tiempo. Hoy en día, se ha consolidado como una empresa con responsabilidad social, empresarial y ambiental con el fin de ofrecer un producto de calidad a sus consumidores.

En este aniversario, Fernando de Francisco, gerente general de la compañía, contó su plan de expansión, aumento de su portafolio de productos y de producción de cemento.

¿Cuál es la radiografía de esta década en el mercado colombiano?

Estos años han estado llenos de retos, en 2018 tuvimos un paro camionero, en 2020 la pandemia, en 2021, los bloqueos en las vías. Sin embargo, nuestro sector es de mucho crecimiento, la industria de construcción es uno de los jalonadores de la economía.

Desde que empezamos fue con éxito. Hoy en día hemos ampliado nuestra capacidad instalada y pasamos de 140 mil toneladas al año a 600 mil toneladas y estamos ahora preparándonos para una nueva ampliación.

¿Este año cómo ha sido para la cementera?

Muy bueno, la industria viene creciendo muy bien, aproximadamente el 14% en 2021 frente al 2020 y nosotros vamos parejos con la industria. El año pasado la demanda de cemento estuvo por encima de los 13 millones de toneladas, fue un año récord. Este año vamos en un crecimiento del 12%.

¿Ha impactado el precio la inflación en las materias primas del cemento?

Sí, especialmente el carbón. Ha pasado de niveles locales de $60.000 la tonelada a $500.000, es un incremento impresionante, siendo un combustible muy importante en nuestra industria y que comprende alrededor de un 12% de los costos de producción.

Además, el petróleo en temas de transporte.

Esos costos poco a poco han sido trasladados al precio de venta, aunque no en su totalidad. Por esto, este año el precio de venta del cemento ha subido alrededor del 10%.

¿Cuáles son sus principales compradores?

El mercado se focaliza en dos canales de ventas: el canal comercializador que son ferreterías y autoconstrucción, y el canal constructor industrial. Nosotros estamos enfocados en el canal comercializador que representa el 54% de nuestro mercado.

¿Planean ampliar su capacidad de producción?

Nuestra meta es duplicar la capacidad de molienda de cemento a 1,2 millones toneladas, lo que implica instalar un segundo molino de cemento, el cual esperamos esté operando para 2024. Este aumento en la capacidad tiene una inversión de US$20 millones. Más adelante esperamos automatizar y hacer procesos de mejoramiento con una inversión de US$40 millones para una planta más competitiva.

¿Aumentarán su portafolio de productos?

Para el segundo semestre debemos salir con una línea de productos de acabados como pegantes para pisos, rellenos y estucos. Esta línea es complementaria con el cemento para nuestro segmento más fuerte que son las ferreterías.

¿Cómo esperan cerrar sus ventas?

En toneladas, esperamos crecer un 10% frente a 2021 y en facturación alrededor de un 15%.

En sostenibilidad ¿Cuáles son sus apuestas?

Nuestros productos tienen una reducción importante en huella de carbono, y nuestras emisiones están cerca al 46%, por debajo de emitido por una planta cementera.

POR: PAULA GALEANO BALAGUERA

PORTAFOLIO