La cuarentena obliga a la improvisación y estos días también muchos diseñadores y arquitectos han tenido que trasladarse al salón, la cama o la cocina

Llegar al trabajo de un salto desde la cama ha sido una fantasía recurrente para muchos, la realidad de otros tantos y el día a día de casi todos desde hace ya más de una semana.

Diseñadores y arquitectos de España y otros lugares en cuarentena por coronavirus enseñan a ICON Design sus espacios de teletrabajo y comparten algunas claves de cómo invocar y retener a sus musas. El reto es triple: que no decaiga el ánimo, que sigamos siendo productivos y que intentemos hacer ambas cosas de la forma más bella e inspiradora posible. Valgan estas líneas como un empujón más para que todos nos quedemos en casa.

Óscar Tusquets – Trabajar en pijama

teletrabajo
Óscar Tusquets dibuja un croquis en su cama. | Eva Blanch

Arquitecto, artista, escritor y todo lo que se le ponga por delante… Óscar Tusquets siempre ha dicho que «su sueño era poder trabajar en pijama». Su confinamiento es bastante menos claustrofóbico que el de quien lo lleva en un apartamento de 20 metros, pese a que su estudio está en el sótano de su residencia. Aunque el espacio está acotado no pone puertas al campo de su creatividad. «Como yo aún pienso que hay una íntima relación entre mi mano y el cerebro, comienzo los proyectos dibujando croquis en cualquier lugar, incluso en la cama. Y retoco los prototipos en la cocina».

teletrabajo
El prototipo del Candelabro Salvador (en la imagen), como el de tantos proyectos de Tusquets, fue rematado en la cocina. | Eva Blanch

Moisés Nieto – Café y los pies descalzos

El diseñador de Úbeda Moisés Nieto suele trabajar en su estudio de Carabanchel o en el Istituto Europeo di Design (IED), donde es director de Moda, pero en ahora lo hace desde casa con una máxima en la cabeza: «Seguir con mi rutina diaria habitual». Su triada de aliados para conseguirlo son: luz natural, música y café. «Lo bueno de teletrabajar es que puedes hacerlo descalzo y con los pies sobre la alfombra».

teletrabajo
Moisés Nieto

Inma Bermúdez – Cosas para el niño y flores silvestres

Para la diseñadora Inma Bermúdez, el confinamiento no ha cambiado radicalmente su día a día, porque ella y su pareja siempre trabajan desde su casa de campo. La pequeña diferencia –de tres años recién cumplidos– se llama Otto y es su hijo, que estos días «demanda toda nuestra atención». Como también lo hace su hermana, Carla, de dos meses. Ante esta situación, la coordinación y el trabajo en equipo son esenciales. «Intentamos dividir nuestro tiempo y turnarnos entre juegar y cuidar de ellos y el trabajo. Las siestas son una bendición, ya que nos permiten trabajar en los proyectos conjuntamente».

Por otro lado, en su escritorio hay lugar para la funcionalidad y el idealismo: «Procuro tener en la mesa de trabajo cosas para Otto, lápices, papeles de colores, pequeños bloques de madera de nuestro taller, pegatinas. Muy a menudo viene a la mesa de visita a pedirme ‘algo nuevo’. También me gusta rodearme de flores silvestres, me alegran la vista».

teletrabajo
Cortesía de Inma Bermúdez