El año en curso traza una ruta de adaptación a una realidad en la cual debemos retomar muchas de las actividades habituales, pero conscientes de que una pandemia aún está presente.

Esta situación nos ha hecho más conscientes de nuestro entorno, prefiriendo más el uso de materiales ecológicos, promoviendo la optimización de recursos y buscando espacios de bienestar etc. siendo aquí donde el sector encuentra oportunidades de crecimiento, pero también de adaptabilidad y mejora.

Además, el anuncio del crecimiento en promedio de un 3.5 % más sobre el PIB del país son buenas señales de optimismo.

Preocupación por el mañana:

Solo en Colombia se ha logrado por segundo año consecutivo la mayor cifra de ventas de vivienda en la historia, en su mayoría proyectos que se entregarán en obra gris (según datos de MINVIVIENDA y CAMACOL), lo que nos lleva a analizar que más personas se están tomando en serio el concepto de un techo como forma de asegurar el bienestar propio y de los suyos. Las limitaciones en viajes en 2020 y parte de 2021 junto a la disminución en consumo, y el aumento del ahorro también sumó para que parte de las inversiones en los hogares colombianos se enfocaran en cuotas mensuales de créditos hipotecarios o compras de bienes raíces.

En promedio varios de los proyectos que se compraron sobre planos en el 2020 teóricamente estarán para entrega durante el segundo semestre del año y gran parte de 2023 propiciando un importante repunte de compra de materiales de construcción para su adecuación.

Tecnología en materiales como el cemento que se preocupan por el medio ambiente y el uso responsable de los recursos naturales, pinturas antibacteriales, ventanales inteligentes, iluminación led de máximo ahorro, espacios más abiertos, versátiles y adaptables pensadas en el trabajo en casa son algunas de las preferencias más significativas de los usuarios.

Bienes raíces como inversión:

Ante la incertidumbre por la devaluación de la moneda local, la adquisición de inmuebles se ratifica como una manera confiable de asegurar un capital de inversión, no obstante, la compra de bienes en el exterior puede ser una tendencia dependiente de la situación política del país en el último trimestre del año.

No solo la compra de vivienda, la remodelación y la adquisición de casas de recreo está última para aquellos que vieron en la naturaleza una forma de bienestar, pero también de valorización continuarán siendo importantes en este 2022.

Dólar el gran reto.

El aumento del dólar durante el 2021 y la tendencia al alza en 2022 sin duda marca un alza en materiales, sumado a temas de desabastecimiento ya notoria en varios segmentos y motivo de preocupación para productores y compradores finales, no obstante, está situación no es nueva y se espera que con el aumento de la vacunación y la reactivación en forma en varios sectores productivos aporten a la mejora de esta situación.

Si algo nos enseñó la pandemia es que cualquier vaticinio sobre el futuro de un sector puede tener una variabilidad impredecible en cuestión de días, el mejor consejo es mantenerse alerta, atentos a los movimientos del mercado, a la dinámica e innovaciones del sector y si usted es empresario o industrial, trabaje desde hoy en mejorar la cercanía con sus clientes porque la confianza y la fidelidad son los hilos más fuertes de romper.

Por

John Ferro