Las nuevas ciudades que nacen alrededor de las principales capitales del país

Cerca de urbes como Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla se están creando pequeñas ciudades que están desarrollando la economía departamental.

Nuevas ciudades, ese es el fenómeno demográfico que actualmente se presenta en Colombia alrededor de las grandes capitales. No solo los datos de crecimiento de población lo sustentan sino también las cifras de construcción y venta de inmuebles en la periferia.

Tal como lo demuestran las cifras del Censo del Dane cerca de urbes como Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla se están creando pequeñas ciudades que están desarrollando la economía departamental.

Los ejemplos saltan a la vista, en Antioquia, alrededor de Medellín municipios como Sabaneta pasaron de una población de 44.480 habitantes en 2005 a 81.797 en 2018 lo que significó un incremento de 83,9% siendo el más alto en todo el departamento. Le sigue La Estrella zona en la que el número de personas subió 29,4% y hoy alcanza los 68.016.

Otro caso está en Bello, municipio que tiene casi medio millón de habitantes (478.602 personas) y cuya tasa de crecimiento poblacional fue de 28,8%.
Caso similar se ve en Bogotá, pues los municipios de Cundinamarca que están en su periferia siguen creciendo a tasas superiores de 50%. El ejemplo más representativo es Mosquera cuya población aumento 103,9% en 13 años y ahora alcanza los 128.895 habitantes. Le siguen Cajicá con alza de 78,8%; Madrid que aumentó 75,7% y Tocancipá con crecimiento de 63,2%.

Para la capital del Valle del Cauca, Cali, el crecimiento tiene que ver con la industria y así municipios como Jamundí pasaron de 96.993 personas a 131.806 habitantes (35,9%), Candelaria, Palmira y Yumbo también participaron en el alza y sumaron crecimiento entre 20% y 4%.

En la zona norte del país, Galapa y Puerto Colombia que quedan a cortas distancias de Barranquilla, sumaron 72% de habitantes en 13 años. Hoy, según el Dane, Galapa tiene 55.123 personas y Puerto Colombia 47.899. Otros ejemplos están en Candelaria con alza de 29,9% y Juan de Acosta con 29,2%.
Estas nuevas ciudades demandan construcciones responsables y no solo de vivienda sino también de hospitales, centros comerciales, colegios, universidades y demás.

Para el docente en ingeniería civil de la Uniagraria, Daniel Hernández, alrededor de las principales ciudades que tienen un alto desarrollo industrial y financiero orbitan ciudades o poblaciones satélite que sin duda se encuentran unidas al núcleo financiero de la urbe capital.

“El crecimiento de la población en las grandes ciudades genera la tendencia a habitar en las ciudades satélite, manteniéndose unidos al núcleo financiero principal, pero por unos costos menos elevados en cuanto a vivienda, alimentación y en algunos casos transporte”, explicó el experto.

De acuerdo con Camacol los municipios aledaños a las ciudades capitales han venido jugando un importante rol, pues actualmente representan más de la mitad, 56%, de las ventas en Cundinamarca, Antioquia, Atlántico y Valle.
En Antioquia y Valle la participación de los municipios cercanos en el mercado es mayor que el de la capital; mientras que en Cundinamarca y Atlántico dichas las participaciones son muy cercanas.

En las cuatro capitales la dinámica reciente de comercialización es mixta. Mientras que en Bogotá y su periferia las ventas crecen de manera conjunta, en Antioquia decrecen anualmente (ver gráfico). Por su parte, en Barranquilla se observó una contracción de 3,3%, mientras que su periferia creció en 23,8%; lo contrario ocurrió en Valle del Cauca en donde su capital, Cali, registró un crecimiento de 0,4%, mientras que en los municipios aledaños cayeron a una tasa de 4,6%.

Los programas del gobierno mejoran dinámica

Los programas de vivienda social que anunció el Gobierno para el periodo 2020-2024 potenciarán la accesibilidad y la producción de vivienda nueva para más hogares. Esta medida junto con otras recientes pueden generar un impacto positivo sobre el sector y la economía del país, en particular, se podrían generar $9,2 billones adicionales en inversión de vivienda y 75.000 empleos directos anualmente, lo que moviliza a 54% del aparato productivo de la Nación.

Por |2019-07-18T12:52:43+00:00julio 18th, 2019|Construcción, Noticias, Vivienda|