¿Sabías que todos somos una marca desde el momento que nacemos? Sí, a partir de nuestros rasgos físicos, actitudes, posición geográfica incluso el nombre con el que nos bautizan, preferencias por ciertos colores entre otros factores, van creando una actitud individual única y recrean una percepción de quiénes nos conocen.

Más adelante al crecer, los valores en los que creemos, el carácter y la personalidad que se ha construido con los años por experimentación y a su vez por influencias de nuestro entorno constituyen la raíz de lo que conocemos como marca personal.

Aquí es donde con todas las virtudes y por supuesto con defectos, características físicas y psicológicas, forjamos un rol dentro de la sociedad donde está en cada uno «diferenciarse y sobresalir»

¿Y esto como se logra?

Con disciplina, preparación y con objetivos claros, por supuesto nuestra personalidad juega un papel importante en la construcción de una marca personal, pero está en cada uno buscar en que cosas en las que se es diferente y sencillamente especial.

En el campo laboral, la actitud optimista hacia los retos del día a día hacen a un colaborador diferente al otro y esa construcción de la personalidad hacen que personas como los emprendedores por ejemplo sean con su ejemplo el primer embajador y creyente de su idea.

¿El empaque importa?

Claro, todo entra por los ojos pero tenga presente que el oído es el verdadero juez de su interlocutor, no solo es verse bien, también ser prudente, saber escuchar, prestar atención a los detalles, brindar información oportuna y veraz. Esto último es importante porque ahí radican varias de las diferencias entre unos individuos y otros.

La confiabilidad en una marca es fundamental.

Conclusión

Varios autores coinciden de que la marca personal es la huella que dejas en otras personas y cómo esto genera preferencia por parte de otros. Cómo cualquier marca se debe contar con beneficios claramente identificables y valores claros. Una marca personal debe trabajarse todos los días mejorando y evolucionando gracias al aprendizaje y la experiencia potenciando y mejorando.

A través de las redes sociales y una web personal podemos fortalecer nuestra marca personal y de ello hablaremos en próximas entregas.