El Ministro de Vivienda le apuesta a subir el aporte del sector al PIB nacional

La cartera de Malagón creó los subsidios directos a los acueductos rurales y comunitarios, con el cual se podrían beneficiar hasta diciembre un potencial de más de 1.600 prestadores rurales y organizaciones comunitarias.

Desde agosto de 2018 al 10 de julio de 2020, el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio ha asignado, mediante el programa “Mi Casa Ya”, un total de 66.568 subsidios a la cuota inicial y a la tasa de interés para la compra de vivienda de interés social, con una inversión de $2,1 billones en todo el territorio nacional. Esto corresponde a 64% del total de ayudas asignadas en la historia del programa desde finales de 2015. La ejecución de “Mi Casa Ya” ha alcanzado un ritmo de asignación promedio de 95 subsidios diarios durante el Gobierno Duque.

Además, en los primeros dos años de administración, el Ministerio, bajo la batuta de Jonathan Malagón, ha brindado el servicio de agua potable por primera vez a 1.312.631 personas en todo el territorio, contribuyendo a mejorar su calidad de vida. Así mismo, 1.307.688 personas han accedido a soluciones de saneamiento básico.

A su vez, el Ministerio de Vivienda ha realizado varias acciones durante la pandemia.

En el marco de la estrategia de reactivación del sector vivienda se lanzaron 200.000 subsidios para la compra de casa nueva. Del total, 100.000 serán para familias con ingresos hasta de cuatro salarios mínimos que quieran comprar una vivienda de interés social (VIS) y 100.000 serán para la compra de vivienda No VIS, cuyo valor no exceda 500 salarios mínimos, es decir, $489 millones. Esto significará que entre 2021 y 2022 los programas de vivienda contribuirán con 0,76 puntos porcentuales al crecimiento anual del PIB nacional y esperan, en 2022, ocupar a cerca de 1,3 millones de personas en el sector vivienda.

La cartera de Malagón creó los subsidios directos a los acueductos rurales y comunitarios, con el cual se podrían beneficiar hasta diciembre un potencial de más de 1.600 prestadores rurales y organizaciones comunitarias.
Dentro de los principales retos que tiene el Ministerio está la asignación de los subsidios anunciados para la recuperación en medio de un panorama de bajos ingresos. Así mismo, otra de las metas a cumplir será habilitar 16.000 hectáreas de suelo urbano en los años que quedan, y para alcanzar esto, se deberían habilitar 5.000 hectáreas en 2021 y 2.000 en 2022. Permitiendo contar con suelo disponible para vivienda.

Por |2020-08-05T09:26:15+00:00agosto 5th, 2020|Construcción, Noticias, Vivienda|