Después de la tempestad

El Instituto Nacional de Vías (Invías) ya tiene establecido un plan de inversiones a 2030 de nada menos que 17 billones de pesos para proyectos de obra pública. Ello sin tener en consideración la reciente propuesta que, de manera conjunta, le plantearon al Gobierno la Cámara de la Infraestructura y la Sociedad de Agricultores, en el sentido de destinar buena parte de los recursos del Sistema Nacional de Regalías a la rehabilitación y el mantenimiento de las vías secundarias y terciarias. Solicitud que, de materializarse, se vería reflejada en un gran acuerdo entre la nación y los territorios.

Ahora, por el lado de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) las noticias también resultan más que prometedoras. Por estos días, la entidad está jugada a fondo por sacar adelante el denominado programa de concesiones de quinta generación, 5G, que tan solo en su primera ola contempla 12 iniciativas –viales, aeroportuarias, fluviales e, incluso, una ferroviaria–, las cuales demandarán recursos cercanos a los 18 billones de pesos. Los avances han sido tan significativos en este frente de batalla que, por un lado, ya se abrió el proceso licitatorio de la Malla Vial del Valle, contemplada dentro de las 5G, y, de otra parte, en las próximas semanas se dará luz verde a varias precalificaciones de este paquete de obras: la troncal del Magdalena, antigua Ruta del Sol II, Buga-Buenaventura y accesos Norte II en Bogotá.

Por |2020-08-31T13:29:49+00:00agosto 31st, 2020|Construcción, Noticias, Vivienda|