¿Qué tan cierto es que el cemento es un contaminante?

Debemos tener claro que casi todo proceso en la industria de la construcción o afines produce un impacto ambiental, sin embargo, las cementeras se han vuelto pioneras en mitigar la afectación que podría generarse, no desconocemos el impacto al medio ambiente, y es eso lo que nos ha motivado a trabajar decididamente en minimizar estos efectos.

No es lo mismo una industria cementera en Colombia que inició operaciones en 1909 a una planta moderna como la de Cementos San Marcos que inició en 2012 como una de las plantas más modernas, tecnológicas y con mayores controles ambientales en el continente. Antes, la forma de producir cemento era por la vía húmeda, en la cual se consumía en toneladas casi la misma cantidad de agua que caliza y eso lograba que cuando el material entrara al horno presentara mayor consumo de combustibles fósiles. Décadas después con el método por vía seca, se redujo el consumo de agua casi en un 99% y al tener un material seco, el consumo de combustibles fósiles al interior del horno era hasta de un 40% menor, y la ocupación de los hornos bajó de tener longitudes entre los 100m y 160m a tener longitudes menores a los 60m.

Hoy estamos produciendo cementos con unos estándares mucho más amigables con el medio ambiente y sobre todo pensando en las futuras generaciones. Tal vez uno de los impactos que primero se mitigó fue el de las partículas o polución al medio ambiente gracias a la instalación de filtros que retienen todo el material particulado y hacen que regrese al proceso.

La producción de las emisiones de CO2 se ha disminuido paulatinamente gracias a una tecnología de control en la producción del Clinker (principal componente del cemento), Logrando una reactividad muy alta en este material y esto nos permite incorporar una serie de adiciones al cemento, entre ellas residuos de otros procesos industriales, consiguiendo incorporar escorias de alto horno, cenizas de cualquier otro proceso, de una termo eléctrica, puzolanas, etc. Sumado estas adiciones podemos reciclar elementos que seguramente se iban a desechar y le damos un uso que a su vez nos pueden aportar cualidades a nuestros cementos como resistencias, manejabilidad, durabilidad, etc.  Otro beneficio es que la materia prima que se utiliza para producir el Clínker se extrae de nuestra propia mina que está situada al lado de nuestra planta de producción, donde tenemos un control minucioso de su obtención y que a su vez nos permite eliminar desplazamientos terrestres de material entre regiones, todas estas condiciones nos permiten trabajar en la reducción de la huella de carbono de nuestro producto. Ventaja que hoy algunas otras cementeras no poseen.

Esto sumado a un permanente trabajo de reforestación, acompañamiento a la comunidad en labores de educación y prevención, la labor fundamental de nuestro talento humano, indispensable en la obtención de estos resultados, hemos logrado trabajar de forma dinámica para implementar mejoras en nuestra industria que nos permitan disminuir estas métricas. Somos la cementera de la Región, somos San Marcos y CONSTRUIR EL MAÑANA ES NUESTRA NATURALEZA.